domingo, 3 de julio de 2011

Las castañas del fuego

El otro día a la hora del "pincho" me comenaba una compañera de trabajo que con las nuevas jubilaciones nos va a tocar trabajar muchos años para una pensión de miseria.
Entonces salío el tema de la piramide de población y que así no había forma que hubiera dinero para las pensiones. Ella lo resolvió en seguida: que vengan inmigrantes y que nos paguen ellos la pensión.
Yo le dije que sólo con inmigrantes no se solucionba el tema, que había que apoyar la maternidad que las familias pudieran tener hijos, no podemos pretender que venga la gente de fuera a reolvernos la papeleta. Entonces una compañera, que está con una beca, comentó que a ella le encantaría poder tener hijos pero con su beca y su inestabilidad que no podía ni planteárselo...
Toda esta conversación me ha servido para darme cuenta de lo acostubrados que estamos a que otros nos saquen las castañas del fuego, que vengan los inmigrantes a cotizar, que los politicos me busquen un empleo...No tendre hijos hasta que no pueda pagarles hasta el último capricho...
Luego una se da cuenta que en su educación toda la vida le han dicho que hay que estudiar, buscar un trabajo, pero no se nos enseña a emprender, a tener iniciativa a sacarnos las castañas del fuego...
Otros vendrán a hacer nuestro trabajo, y serán personas que no tendrán miedo a tener hijos y a buscar cada día como sacarlos adelante...
Si sacrificamos lo mejor que hay en la vida, Nuestros hijos, por nuestra comodidad y egoismo eso al final se volverá contra nosotros y estaremos viejos, solos y aburridos...
En fin ya lo dicen las Bienaventuranzas, bienaventurados los sufridos por que ellos heredarán la tierra.
Publicar un comentario