domingo, 5 de julio de 2009

La burbuja

He descubierto que algunas personas, vivimos en una burbuja, un mundo casi perfecto, pero que no es del todo real.

No os estoy hablando de ciencia-ficción ni es que me haya pasado viendo Matrix ni nada de esto, a ver si consigo explicarme...

En esa burbuja vivimos muy felices y creemos que todo lo que tenemos nos lo hemos ganado y lo merecemos.
Además el cristal de esa burbuja nos impide ver los problemas que tiene quien esté fuera y pensamos que la mala situación que pueden atravesar otros se la merecen, por vagos, por impios, por ser como son y la verdad es que estamos en un error terrible.

Creo que tenemos que dar gracias a Dios por todo lo que nos ha dado, pero que no basta con eso, sino que tenemos que tender una mano a gente que tenemos a nustro alrededor. Muchas veces pensamos que para eso esta Cáritas o los servicios sociales y cerramos nuestros ojos...

Os preguntareís que por que os cuento todo esto y porque mi entrada del blog parece un sermón.
He conocido a dos chicas que acaban de salir de un mundo que está en el nuestro y que es injusto y denigrante, son dos chicas estupendas y las dos van a ser madres.

Una de ellas nació en mi misma ciudad y desde los 14 años en los que sus padres perdieron la patria potestad hasta los 18 años, dependió de los servicios sociales de la comunidad Autónoma a esa edad literalmente diré que le dieron la "patada" y a buscarse la vida y claro cayó en ese mundo en el que nada bueno puede pasar y en el que te hacen creer que no vales para otra cosa y que cuando quieres salir no puedes e incluso salir de ahí pasa por huir de tu ciudad e incluso llevarte una paliza...

La otra nació muy lejos de aqui y cayó en manos de las mafias de tráfico de mujeres, y pensaba que venía a un lugar mejor, aquí la explotaron y trabajó en un "club" hasta que descubrieron que estaba embarazada y ya no podía dar más dinero, menos mal que lo ocultó y lo descubrieron cuando el aborto les salía demasiado caro, por que si no no la hubieran soltado jamás.

Personas como ellas o personas que nos necesitan aunque no esten en una situación tan mala como la suya hay muchas a nuestro alrededor, no cerremos los ojos e intentemos poner nuestro granito de arena, no nos quedemos en nuestro Matrix particular, seguro que no podemos ayudarlos a todos pero seguro que si podemos ayudar a alguien. ¿Vale?
Publicar un comentario