sábado, 31 de enero de 2009

La niña de Diana

Cuando Diana nos llamó estaba en una situación muy dificil, le acababa de dar su pareja una paliza por negarse a abortar. Diana acudió a los servicios sociales y le puso una denuncia y se quedó sola, nos llamó y la acompañamos al juicio rápido.


Y Diana se quedo sólo con nuestro apoyo, no conoce a nadie más. Unos dias después la llamó la madre de su pareja para pedirle que retirase la denuncia a su hijo. No la quitó pues sabía que de hacerlo probablemente se quedaría sin protección y volvería a pasar otra vez por lo mismo.


Diana ha pasado unos días de angustia y tensión, ahora ya está más tranquila, está en otra ciudad en un lugar seguro.


El otro día nos contaba muy contenta que había ido a hacer una ecografía y que esperaba una niña.
Diana sabe que va a tener que hacer muchos sacrificios por su hija y que su vida va a cambiar considerablemente. Sabe que no podrá darle muchas cosas a su hija, pero lo que si sabe es que su hija va a tener todo su amor.
Una parte de la sociedad le niega el derecho a ser madre, sin embargo Diana cuenta con todo mi apoyo y mi respeto.
A los que os preguntais que pinta un diente de león en todo esto es poneros el ejemplo de esta planta que muchas veces crece en lugares no adecuados, en momentos no oportunos y sin embargo sale adelante y sus semillas llegan a todas partes, muchas de ellas a un lugar mejor.