viernes, 19 de septiembre de 2008

No te rindas

Esta tarde te conocí, y aunque eres mas joven que yo parecías cuatro veces más vieja. Según fuimos hablando contigo descubrí cuán dura había sido la vida contigo y cuánto habías luchado por llegar hasta aquí. Lo que has luchado por tus cinco hijos y por tu nieto y eso que sólo tienes 36 años. Desde los catorce te has arreglado sola y ahora, aunque hay mucha gente a tu alrededor, sigues sintiendo que no hay nadie que te escuche...
Según ibas desgranando tu vida y tu lucha no pude evitar sentir una gran admiración por ti, por tu espiritu luchador, a pesar de las tortas, a pesar de los problemas a pesar de todo.
Pero ahora estás hablando con nosotras por que te has rendido y yo no quiero que te rindas, quiero que luches por lo que crees (o al menos creías).
Ya has sufrido mucho, no cometas el error que vas a cometer, no te hagas daño una vez más, aunque esta vez de un modo diferente.
Te exponíamos nuestros argumentos: es tu hijo, esta vivo, está dentro de ti. Y tú nos dices que lo sabes y que lo entiendes pero que no puedes seguir luchando. Y yo me pregunto ¿por qué?¿Por qué ahora?.
Has aprendido en una universidad muy dura y cuando me hablas le doy gracias a Dios, muchas gracias por todo lo que me ha dado. Rezo, le pido a Dios que te de fuerzas y luz, por favor lucha una vez más.
Probablemente no tengas internet, ni leas nunca este artículo pero sientía mucha necesidad de escribirlo.
Y a vosotros amigos míos que me leeis os voy a pedir un favor muy importante, os pido una Oración sincera por Lili que Dios la ilumine y le de las fuerzas para seguir luchando. Para que pueda volver a verla y cuando le vea esos ojos negros vuelva a ver la luchadora, la madre y la gran mujer que hay dentro de ella.
Gracias
Publicar un comentario