martes, 30 de septiembre de 2008

El supremo da la razón a la iglesia


Hay gente que por fastidiar hace de todo. Un apostata quiso optar por la apostasía express diciendo simplemente a mi que me borren. Como esa no es la vía y para apostatar lo primero que hay que hacer es saber lo que se está haciendo, denunció a la Iglesia ante la agencia de protección de datos, que en anteriores ocasiones habia fallado en favor de la Iglesia, pero esta vez decidió no actuar de esa forma. El obispado recurrió y no le admitieron a trámite el recurso. Se llevo al supremo y éste si que se ha obrado con lógica.

Y es que los libros de bautismo simplemente reflejan un hecho, el bautismo de una persona y no son precisamente archivos automatizados de datos.
Dice la sentencia "No cabe aceptar que los datos personales de los libros de bautismo estén recogidos como un conjunto organizado, sino que son "una pura acumulación de éstos que comporta una difícil búsqueda, acceso e identificación en cuanto no están ordenados ni alfabéticamente, ni por fecha de nacimiento, sino sólo por las fechas de bautismo... no resultando además accesibles para terceros distintos del bautizado".
Y por otra parte la ley de protección de datos, por protegernos llega hasta unos limites insospechados. Si nos la tomamos a rajatabla tendríamos que informar a la agencia de que tenemos un "tarjetero" y cuando intercambiamos tarjetas de visitas tendriamos que soltar un rollo inmesnso acerca de derechos de rectificación, cancelación etc..

No se si sabreís que ahora las imágenes también son considerados dato de caracter personal, en fin un dia me paso por todos los bancos solicitando que borren mi imagen de las grabaciones de las camaras de seguridad...
O la gente que sale en los períodicos y no le gusta lo que pone de ellos también podría denunciar...
Publicar un comentario en la entrada