viernes, 15 de agosto de 2008

El ministro y las parcas



El ministro Bermejo quiere acelerar el debate de la eutanasia, ya lo intentaron en la anterior legislatura y lo vuelven intentar ahora. Es penoso, es como el "testamento vital" que han aprobado en el Principado de Asturias en el que uno cuando esta bien dice lo que quiere que hagan con él cuando él no pueda decirlo.
Pero ¿qué sabe esta gente de lo que pasa cuando se acerca el final?
Yo creo que no saben nada.
Sylvie Menard es una oncóloga que era partidaria de la eutanasia hasta que ella misma enfermó con un cancer incurable, en ese momento es cuando decidió vivir, se somete a tratamiento y le habla a todo el mundo que quiere vivir, no quiere tener dolor pero si quiere vivir.
Yo si he estado muy de cerca de una persona que le quedaba poco tiempo de vida, desde que se enteró luchaba cada día por vivir, buscaba el cariño de quienes la rodeabamos, comulgaba cada día y disfrutaba de las visitas que le hicieron muchos de sus amigos, algunos de los cuales vinieron de lejos para hacerle compañía. Recuerdo una de aquellas tardes, una compañera suya de trabajo me dijo: "yo antes pensaba que la eutanasia era lo mejor en esta situación pero viéndola a ella y viendo lo que lucha por disfruta de cada día ... he cambiado de opinión".
Yo no creo que ni el ministro Bermejo ni esa asociación con la que se ha reunido sepan lo que es morir dignamente, no tienen ni idea.
En lo que al ministro respecta sus intenciones son claras lo unico que quiere es ahorrar dinero de la sanidad pública, el que está enfermo no vale y es mas barata una inyección letal que cuidados paliativos.
En la anterior legislatura no pudieron, pero ahora....
Yo quiero vivir y no quiero que se prive a ningún moribundo de respeto, cariño y compañía. Y que le alivien los dolores por supuesto, nadie quiere dolor y en estos tiempos hay muchos medios para quitar el dolor sin quitar la vida...