sábado, 6 de octubre de 2007

Matar al mensajero

Siempre me he preguntado de donde venía esta expresión.
Parece ser que en la antiguedad se tenía por costumbre eliminar al mensajero que era portador de malas noticias.
Inútil estrategia por supuesto.
Hoy en día se utiliza para designar a la táctica de desprestigiar a quien defiende una idea diferente, así que por mucha razón que tenga nadie le creerá.
Normalmente suele usarse esta técnica cuando es difícil argumentar y rebatir.
Un ejemplo reciente lo tenemos en el famoso vídeo de las juventudes socialistas sobre educación para la ciudadanía. No utiliza argumento alguno, solo ridiculiza a quien piensa diferente. Y de paso desvela la verdadera intencionalidad de la asignatura: "Convertir a los alumnos a las tesis del gobierno".
Si piensan que así van a conseguir algo se equivocan y mucho. Lo único que van a conseguir es ponerse en evidencia a ellos mismos.
Mi profesora de filosofía nos hacía pensar debatir y discutir en clase, nos enseñó a pensar y lo importante que era que nos formásemos un criterio propio. (Lástima que quitasen esa asignatura).
Es importante que la gente aprenda a pensar por si misma, pues las ideas pensadas, meditadas y razonadas acaban siendo las que uno defenderá siempre, por el contrario las ideas impuestas son las que acaban haciendo que uno se rebele contra ellas.
Publicar un comentario