lunes, 9 de julio de 2007

Quiero vivir.

Con el nuevo ministro de sanidad me he echado a temblar. Alguien que se ha dedicado a destripar seres humanos de pocas semanas de gestación, que se ha declarado abiertamente partidario de la despenalización del aborto y de la legalización de la eutanasia me ha entrado miedo.

Yo siempre he sido partidaria de la vida y contraria a la pena de muerte. Y este señor es partidario de sentenciar penas de muerte por los delitos de no estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, por el delito de estar enfermo... De ahí a legalizar la pena de muerte por motivos psicologicos hay poca diferencia.

Las madres gestantes necesitan apoyo económico. los enfermos terminales cuidados paliativos y cariño y los embriones necesitan que se les deje nacer.