viernes, 19 de enero de 2007

El ayuntamiento adoctrina

En todos los colegios e institutos de mi ciudad y por orden del ayuntamiento se están impartiendo unos talleres con la intención de adoctrinar a nuestros hijos en lo que es bueno y lo que es malo.
El año pasado a mi hija le tocó asistir al taller de violencia doméstica, y más parecia que iba destinado a promover la violencia que a evitarla. Una de las actividades consistió en un debate en el que las niñas le decían a los niños lo malos que eran y ellos torpemente se defendían.
Este año como mi hija tiene 14 años el ayuntamiento ha decidido darle permiso a ella y a sus amiguitos para mantener relacciones sexuales.
Mandaron a casa una memoria de los talleres del año pasado en el que se podían leer perlas como estas:
“Destacar que se nos haya recordado que se puedan evitar riesgos sin que por ello tengamos que renunciar a pasarlo bien y compartirlo. Conocer y aprender a usar anticonceptivos que nos permitan mantener saber cuándo y como hay que utilizarlos para que podamos tener reacciones seguras”
Lo que me molesta de esta frase no es que enseñen a conocer los anticonceptivos (que dicho sea de paso es tema que debemos y deh echo ya hemos hablado sus padres antes que lo intentaran otros). Sino la idea que para pasarlo bien hay que tener relacciones sexuales.


Otra perlita

“Conocer las formas de prevención de emergencia, nos protege de embarazos no deseados y nos ayuda a afrontar las reacciones con responsabilidad”

La anticoncepción de emergencia es un combinado de hormonas abortivas, que no están exentas de efectos secundarios nada adecuados para nadie y menos para una chica de 14 años.

Lo que no se enseña en ese taller es que los actos, sobre todo los que se tratan en este taller, pueden tener con gran facilidad consecuencias para las que los alumnos del taller no están preparados para afrontar, consecuencias de respeto (de los amigos), de autoestima, y por supuesto de embarazo y enfermedades de trasmisión sexual (que no puede evitar un preservativo pues los agentes infectantes no siempre están en zonas que dicho dispositivo pueda aislar) y que cuando una persona decide realizar un acto es por que conoce y acepta las consecuencias del mismo.

Meparece muy triste que al los jóvenes se les incite a usar preservativo o preservativo y píldora y que si esto falla se les incite a realizar algo peligroso para su salud. También me parece muy triste que el ayuntamiento pretenda suplantar a los padres en la educación de temas sexuales y/o morales.

Como podeís imaginar he mandado una nota exponiendo mis motivos al colegio solicitando que eximan a mi hija de semejante actividad. Afortunadamente me han comunicado que le buscarán una actividad alternativa para realizar durante esas horas.