martes, 5 de septiembre de 2006

Paseando con la muerte

Hola de nuevo a todos.

Os habreís preguntado el porqué de mi ausencia.
He estado paseando con la muerte, no la mía claro pero si de alguien muy querido y muy especial.

En este paseo estuvimos acompañadas por la unidad de cuidados paliativos de la cruz roja y por el Padre Angel, fue un paseo de casi dos meses pero que se llevaba vilumbrando hace año y medio. Gracias a ellos el paseo fué mucho más llevadero.

A mi hermana se la veía ilusionada por cada día que tenía oportunidad de vivir y todos sus amigos y conocidos que pasaron por alli salieron soprendidos de su alegría y su ilusión por vivir cada día y cada momento. De nuestra otra acompañante aprendí que no hay prisa.
Publicar un comentario en la entrada