martes, 13 de julio de 2010

No podemos callar, debemos actuar

Este es el título de la carta que nuestro arzobispo D. Jesús Sanz Montes firma junto con otros cuatro Obispos, creo que merece la pena leerla entera y os animo a que lo hagáis , pero para ir abriendo boca os pongo algunos párrafos

"Callar y no hacer nada ante este nuevo y gravísimo atentado contra la vida de los más inocentes nos puede convertir en cómplices por omisión. Por eso, no podemos callar y debemos pararnos a pensar qué respuesta activa en favor de la vida debemos dar cada uno: individuos, familias, comunidades, instituciones…, todos.."

"En primer lugar, hay que dejar bien claro que el mayor rechazo y la más grande repulsa que merece la nueva ley del aborto, en vigor desde el pasado 5 de julio, no significa que fuera aceptable la ley anterior."

"El aborto ni es ejercicio del derecho a la maternidad, ni es un derecho de la mujer a su autodeterminación, ni es un modo de promover la salud sexual y reproductiva. El aborto es la acción de matar intencionalmente al hijo concebido, ya vivo y no nacido todavía"

"La mujer es quien acude a abortar, pero no siempre lo hace con plena libertad. Circunstancias que pueden parecerle sin salida y el hecho de verse abandonada e incluso empujada a abortar por quienes habrían debido apoyarla en su embarazo, pueden disminuir su responsabilidad moral. Lo sabemos y lo tenemos en cuenta. Pero eso no puede convertir en moralmente aceptable el hecho del aborto. Objetivamente el aborto es un crimen abominable, como afirma el Concilio Vaticano II."

"Todos hemos recibido la vida como un don. Y la vida, que hemos recibido como don, nos constituye a cada uno en don para los demás. El aborto nos importa a todos, porque tiene consecuencias sociales para todos. En cada aborto procurado son eliminados quienes estaban llamados a ser un don para los demás y el don que con ellos y en ellos se nos quería comunicar. En el que es abortado, ¿qué bienes nos iban a llegar a todos y hemos perdido? Cada aborto tiene inevitablemente una gran repercusión social para el presente y para el futuro. Este daño deberá ser redimido.
¿Cómo responder a la ampliación del aborto? ¿Con pasiva resignación? ¿Con un corazón frío y embotado? ¿Afirmando que nada puede cambiar? No. Es preciso actuar renovada e incansablemente. En la sangre de Cristo muerto y resucitado para nuestra salvación tenemos la certeza de que la cultura de la vida vencerá."

"Es preciso establecer cauces para ayudar a las madres que se encuentran tentadas de abortar ofreciéndoles alternativas efectivas y sosteniendo cada vez mejor las ofertas diocesanas ya existentes.
Es preciso cultivar la disposición a la adopción en los matrimonios idóneos que no pueden tener hijos y también en los que los tienen. Es preciso apoyar efectivamente la posibilidad de llevar adelante el embarazo para entregar en adopción al recién nacido cuando los padres biológicos no se pueden hacer cargo de él. Es preciso revisar los procedimientos de adopción nacional, para facilitarla procurando siempre el mayor bien del hijo adoptado.
Es preciso seguir ofreciendo una adecuada educación afectivo-sexual según la verdad del hombre y de la mujer, y según la verdad de la procreación humana, tal como ésta es conocida y enseñada por el Magisterio de la Iglesia, madre y maestra.
Es preciso ofrecer a las mujeres que han abortado o que se han visto empujadas a ello la reconciliación con Dios, consigo mismas y con sus hijos por medio del encuentro con Cristo en el sacramento de la confesión. Cristo quiere perdonarlas, hacer que nazcan de nuevo por el don del Espíritu Santo y regalarles vivir en el seno de una comunidad cristiana. Así, se convertirán en testigos y misioneras del Evangelio de la vida para el desafío del difícil tiempo presente. Esa es una misión que todos tenemos y que todos debemos cumplir con la ayuda de Dios, la cual no nos faltará nunca."

Os pediría que la leyeseis entera y que os animéis a ponerla en práctica.
Y admiro la valentía de estos cinco Obispos que dicen las cosas así de bien.

miércoles, 7 de julio de 2010

A mi, ¿quién me engañó?


La frase no es mía, aunque la asumo. Hace un par de meses que tengo pendiente esta entrada, incluso pensé en no publicarla, pero creo que debo hacerlo. Sólo os pido que si la leéis lo hagáis hasta el final.

Esta frase surgió en el trabajo hablando con dos compañeras que volvían de su baja por maternidad, habían pasado unos meses en sus casas con sus bebés y ahora al empezar a trabajar, se encuentran con el corazón dividido y un montón de tareas al llegar a casa que les impide cuidar y disfrutar de sus bebés como les gustaría. Un compañero intervino con una frase de lo más ácido "¿No queríais liberación las mujeres?. Ahí la tenéis."
Casi lo matamos.

Antes de seguir con la entrada quiero aclarar que estoy de acuerdo con que las mujeres puedan estudiar (yo tengo mi carrera), si es su deseo, estoy de acuerdo con que las mujeres puedan trabajar y llegar en su trabajo tan alto como puedan (yo trabajo), si ese es su deseo y que eso no debería estar reñido con que las mujeres puedan tener los hijos que quieran (yo tengo 4 hijos).

Mi madre tenía la misma titulación que mi padre, ambos eran Licenciados en Ciencias Químicas e incluso tenía mejor expediente academico que él, mi madre empezó a trabajar cuando nació su tercer hijo y siempre cobró menos que mi padre y trabajó en casa muchísimo más que él. Lo hizo por que ella quiso, por que podía y por que sino no le llegaba el dinero...

Pero el tema no se queda en la anécdota de mis compañeras o mía o de mi madre; hoy en día al hombre se le ha liberado de ser el único que trae el sustento a casa... e incluso algunos ven mal que su "pareja" no trabaje... Se le ha liberado de su responsabilidad en la paternidad...


Recuerdo una anécdota que refleja la cara dura de algunos hombres de hoy en día. Una compañera de trabajo (con Doctorado universitario incluso) estaba toda contenta por que había encontrado trabajo por fin en Madrid, donde vivía y trabajaba su novio, y se iban a vivir juntos a la casa que él había comprado y él "generosamente" había llegado con ella al siguiente acuerdo económico: él pagaba la hipoteca y ella el resto de gastos, agua, luz, comida etc... Y ella estaba contentísima, hasta que le abrimos los ojos. "Mira hija, el piso es suyo y está a su nombre, lo que paga de hipoteca no lo pierde, tú lo que empleas en comida de los dos, luz de los dos, gas de los dos lo pierdes tooooodos los meses y como el piso no es tuyo y no creeís en en matrimonio... el día que se canse de ti él tiene su piso y tú una mano alante y otra atrás..."· Al final, habló con él y en algo cambió el acuerdo y curiosamente al año se casaron.


Pero a lo que estamos. En un momento de nuestra Historia se necesitaba ampliar la mano de obra disponible y nos engañaron. Lo malo es que no se quedaron ahí.

Esa mano de obra quería tener hijos, hay que impedirselo a toda costa, entonces les metemos en la cabeza los anticonceptivos (que se envenenen las mujeres con sobreabundancia de hormonas), que no tengan una pareja no vaya a ser que quieran tener hijos y nos meten en la cabeza la liberación sexual y que pasa, ¿a quien se libera?, al hombre, que ahora tiene excusa para tener todo el sexo que quiera y sin tener que asumir las consecuencias de su paternidad.


¿Y que pasa cuando la anticoncepción falla?. El aborto. Vayamos contra la naturaleza, forcemos aún más a la mujer, y conseguiremos la liberación del hombre.


Pero no me malinterpretéis, yo no estoy en contra del hombre, tengo un marido estupendo al que amo con todo mi corazón y que es feliz de no estar liberado en el aspecto que decía anteriormente. Es padre responsable y cariñoso de mis 4 hijos. Estoy en contra de la "ideología de genero" y los que nos quieren engañar con ella a todas horas.

Pero todavía se me queda algo más. Cuando veo a muchas chicas jóvenes salir, vestidas y pintadas como prostitutas que salen de botellón o a ver que pillan por ahí, me pongo profundamente triste por que las veo más esclavas que nunca, del alcohol y del sexo y no se como librarlas.

Hay que replantearse las cosas, valorar más la familia y la maternidad, protegerlas y respetarlas, valorar más al Ama (o Amo) de casa que cuida de la familia y respetarse entre todos.

La mujer que se ve forzada a tomar anticonceptivos, la mujer que se ve obligada de alguna manera a tener relacciones sexuales, la mujer que se ve obligada a abortar no está liberada de nada, es cada día más esclava de un mundo cada vez menos justo.

domingo, 4 de julio de 2010

Mi nombre es Alicia y esta es mi historia

Me llamo Alicia y mi vida empezó en Primavera, soy de Asturias, me hubiera gustado ser Profesora para enseñar muchas cosas bonitas a los niños, me gustaría saber cantar y pintar bonitos cuadros. Pero ya no puedo hacer nada de esto a mi mamá la amenazaron con despedirla si yo nacía y mi padre nunca quiso saber nada de mi, a mi mamá la presionaron tanto por todas partes que fué a aquel sitio horrible, ella quiso marcharse en el último momento pero le dijeron que si lo hacía no le devolverían el dinero... Luego vine a este lugar y sólo sé que mi mamá no ha vuelto a ser feliz desde ese día incluso está pensando en suicidarse .

Yo no entiendo nada de esto, aquí me han explicado que lo que me pasó es por que aprobaron una ley que permite que maten a los niños sin haber hecho nada malo. Esa ley no ayuda en nada a las mamás, la mía no está nada bien.

_

Publico la historia de Alicia por sugerencia de Elentir (y le copio el resto de la entrada que suscribo al 100%) es la de otros cientos de miles de niños y niñas que han muerto en España desde 1985, víctimas de una ley que permite matar a los que no tienen voz ni medios para defenderse por sí solos. A partir de mañana, lunes, y si nada ni nadie lo impide, entrará en vigor otra ley que dará aún más facilidades para matar a seres humanos inocentes como José. Esta monstruosidad se perpetrará disfrazada de “derecho”, igual que en su día se hizo con la esclavitud. En rechazo a esa ley injusta y brutal, y en señal de luto por José y por tantos cientos de miles de seres humanos que morirán como consecuencia de esa ley, este blog permanecerá en silencio mañana lunes 5 de julio. Si tienes un blog, cuenta la historia de uno de ellos igual que he contado yo la de José. Da tu voz a los que no la tienen y no pueden defenderse.

Para terminar, desde aquí firmo mi compromiso personal de hacer todo lo que esté en mi mano, por medios pacíficos, para alcanzar la derogación de esta ley salvaje y la abolición definitiva de esa forma brutal de esclavitud que implica creerse dueño de otro ser humano hasta el punto de decidir cuándo y cómo debe morir.